© 2016 Global Financial Planning S.A.

Situación bursátil actual

January 20, 2015

Es tradicional, por estacionalidad, que el periodo septiembre – octubre sea una época de debilidad de los mercados bursátiles. Este año hemos vivido una situación que hacía alrededor de 3 años que no se producía en las bolsas. Añadido al periodo de flojedad estacional, las bolsas reaccionaron con pánico a varios factores que se dieron a la vez, como la crisis del ébola en USA, dudas sobre la recuperación económica en Europa, la crisis del petróleo y el rublo, conflictos geopolíticos internacionales (Ucrania, Estado Islámico) etc. Vivimos unos días de auténtico vértigo, hacía tiempo que no teníamos unos vaivenes tan rápidos y violentos en las bolsas. Si recordamos, vivimos una situación parecida en 2011, cuando sucedió el terremoto de Fukushima y el tsunami de Japón.

 

También, como muchas veces, el movimiento bajista se ha exagerado y autoalimentado, por eso el rebote también está siendo enérgico. Pensamos que el esquema de fondo, sigue siendo positivo para las bolsas en los próximos meses. Puede variar algo con respecto a la velocidad y amplitud del movimiento, pero es muy probable que se cumpla. En definitiva, las expectativas son que de aquí a marzo – mayo del 2015 tengamos un ciclo alcista, que incluso nos puede sorprender. Puede ser sincopado, difícil o volátil, pero sólo algún acontecimiento internacional muy negativo, pensamos, que puede pararlo. Vamos a matizar algunos aspectos.

 

En principio está en los medios los importantes retos y peligros que tiene Europa y su transcendencia en las bolsas, y en este diagnóstico realizado.

 

ELEMENTOS NEGATIVOS Y/O RETOS PARA EUROPA

1. Grecia

Todos tenemos idea de lo que pasa en Grecia. Deuda excesiva con dificultades para pagar, amenazas de Syriza de si accede al gobierno no devolverá la deuda y por tanto saldrá del euro,  situación económica débil y ciudadanos desmoralizados.

 

Para las bolsas europeas, puede tener una repercusión mucho menos negativa de lo que temen los medios de comunicación, e incluso ligeramente positivo según se desarrolle. Veamos algunos factores:

  • Grecia es sólo el 2% de la economía de la U.E. por tanto, los flujos e inversiones con la UE tienen esa dimensión.

Ante la posible insolvencia griega, la situación financiera de la U.E., tanto la de sus estados como la de sus sistemas financieros nacionales están en mucha mejor situación que la de 2008 a 2010. En estos momentos un problema en Grecia no haría tambalear el sector financiero.

  • El partido izquierdista Syriza, tiene en estos momentos una expectativa de un 30 – 35% de los votos. Como es sabido, este grupo ha ido explicando que si llega al poder se acabará la austeridad, no pagará la deuda que saldrá del euro y la U.E. Conforme se acercan las elecciones (25 enero) el lides de este partido ha ido moderando sus discursos y parece que ahora quiere pagar la deuda pero negociando sus plazos etc.

  • En cualquier caso parece que los mercados han “descontado” (han tenido en cuenta anticipadamente los posibles acontecimientos) los posibles eventos griegos, y por tanto, tiende a ser una influencia neutra para los mercados.

 

2. Yihadismo

Factor muy importante de distorsión para el futuro de Occidente, pero lo que nos interesa es su repercusión a corto plazo (3 – 6 meses) en las bolsas. Antes de todo, reseñar que dentro de lo negativo tiene un efecto positivo para toda Europa. Muy probablemente va a obligar a los países europeos a coordinar una serie de políticas en común (seguridad, emigración, financiero – fiscal, etc.)lo que pensamos que puede fortificar la “causa común” europea.

 

Obviamente, este factor puede fomentar la volatilidad y algún “susto” bursátil, pero no creemos que elimine globalmente la subida que vemos hasta marzo – mayo del 2015.

 

3. Rusia y Ucrania

Como es sabido, Rusia ha tenido una importante convulsión económica que ha llevado al Rublo a depreciarse casi un 50% contra el euro y el dólar, y a su economía ha entrado en recesión. La última causa es el descenso de precio del petróleo, que pensamos será temporal, y los conflictos con Ucrania. Obviamente esto ha tenido repercusiones claras sobre algunos sector concretos como el agrícola, coches e inmobiliario, pero está cuantificado y “descontado”.

 

Rusia no va a quebrar como país. Tiene unas reservas monetarias de más de 200.000 millones de $ que cubriría su deuda totalmente y podría “vivir” casi un año y medio.

 

Pensamos que este factor ya repercutió en las bolsas que hicieron un mínimo relativo el 6 de enero.

 

Técnicamente es un factor que las bolsas ya han tenido en cuenta, es decir, este hecho no representa una sorpresa negativa o inesperada.

 

ELEMENTOS POSITIVOS PARA LOS MERCADOS EN EL 2015

1. Entorno de tipos de interés

En un entorno de tipos de interés prácticamente cero, parecer ser que, al menos a corto plazo y en este entorno, la bolsa es la “única” alternativa de tener beneficio a costa de un riesgo controlado. En este caso a corto plazo, estamos de acuerdo con esta afirmación y creemos que un entorno de optimismo bursátil que se retroalimentará será cierto.

 

2. La actuación del Banco Central Europeo (QE)

Como es sabido el BCE tiene intención de insuflar liquidez a través de la compra de bonos (QE). Esa liquidez entra en el sistema financiero y prácticamente solo va a los circuitos de bolsa y bonos. En definitiva, lo que se ha demostrado en USA es que es un factor que ha movido a las bolsas al alza de una manera importante.

 

Pensamos que en Europa pasará lo mismo y será un buen impulso para los mercados.

 

3. Aspectos estacionales y cíclicos

Como hemos mencionado, tanto la estacionalidad como los ciclos a medio plazo, nos ofrecen una época positiva desde enero hasta mayo – junio.

 

Obviamente este esquema tiene una fiabilidad probabilística que en este caso le damos un 75 – 80% de que se cumpla.

 

En resumen, tenemos una visión muy positiva para las bolsas occidentales hasta marzo – mayo del 2015.

 

A partir de ahí ya veremos, entraremos en una fase más complicada y probablemente bajista, pero hasta entonces tendremos una bolsa positiva. Dentro de estas hipótesis, el mercado se está volviendo tremendamente selectivo. En los últimos meses se ha castigado excesivamente a valores con “substancia” y patrimonialmente sólidos. Pensamos que a este futuro inmediato, estas acciones van a tener una evolución muy positiva, como ya se está viendo en estos días.

 

Aunque este diagnóstico bursátil sobre la futura tendencia, en principio, sirve para prácticamente todas las bolsas occidentales, existe una diferencia importante entre la situación actual de las bolsas americanas y las europeas. Vamos a matizarlo.

 

BOLSAS AMERICANAS

Pensamos que puede decirse con cierta objetividad que, un “top” de cierta envergadura se ha formado en los principales índices americanos (Nasdaq y Dow Jones). Por otro lado, existe una fuerte sobrecompra para estos índices y una sobrevaloración importante en relación con el histórico PER y Cash Output.

 

Otro elemento importante para ver si estamos casi al final de una tendencia, es la llamada “Contrary Market Opinion”, es decir, es un indicador llamado de “sentimiento”. Por ejemplo, si todos los inversores  están pensando en una dirección, ya han actuado, y por tanto el mercado tiene un limitado potencial para seguir en esa dirección.

 

En este momento las bolsas americanas tienen unos inversores muy optimistas (85 – 90%), el dato más alto desde 2010. Esto no invalida los factores estacionales, antes mencionados, pero sí que limita su potencial alcista.

 

Veamos algunos gráficos que ilustran esta situación.

 

 

 

 

BOLSAS EUROPEAS

Las bolsas europeas (excepto la alemana) están en una situación muy diferente a las bolsas americanas, sobretodo la española (Ibex) y la francesa (CAC). No están sobrevaloradas, ni sobrecompradas técnicamente y además están lejos de los máximos (el Ibex casi un 50%). Esto es el reflejo de una mayoría de valores sólidos, clásicos y con buenos resultados, que en el contexto actual tiene buenas expectativas de revalorización.  Evidentemente un “ajuste” es algo que puede suceder en cualquier momento, pero tenemos una serie de elementos técnicos que van positivando el trasfondo europeo, que parece que se encamina hacia máximos anuales.

 

Por otra parte, la promesa de nuevas ayudas del BCE, las medidas de China para impulsar la economía, etc. son factores positivos para las bolsas.

 

En un contexto de tipos de interés cercanos a cero en los cortos y medios plazos, y no parece que vayan a cambiar a meses vista, las alternativas de inversión pasan, casi todas, por asumir riesgos controlados en los que la bolsa gestionada con criterios prudentes es la mejor alternativa.

 

La opción más inteligente pasa por un criterio selectivo y flexible, escoger una selección de acciones que están desvalorizadas, con negocios sólidos, expectativas de crecimiento y buena rentabilidad por dividendo.

 

La bolsa española ofrece buenas oportunidades, sobre todo si se analiza la retribución al accionista. El Ibex tiene un 4,9% para 2015 en rentabilidad por dividendo, la cifra más elevada entre los índices europeos. En 2015 se repartirán 22.000 millones de euros a los accionistas del Ibex.

 

Vemos como los sectores mejor posicionados, para el primer trimestre del 2015, a la banca y el sector construcción. Están muy baratos y con expectativas de revalorización.

 

Por último, técnicamente, la mitad de los valores del Ibex dan señal de compra. Veamos algunos gráficos y su potencial.

 

 

 

 

 

 

Compartir
Compartir
Compartir
Compartir
Compartir
Please reload

Entradas destacadas

Situación bursátil actual

January 20, 2015

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo